Historias de La Inercia, ep. III: Tragicomedia del boxer Gerald Márquez

Oh, vaya, pero si son los chicos de La Inercia. Aplaudan, sí, ¿por qué no? Los aplausos, como las scatmovies de jóvenes universitarias suecas, son bien agradables. Y la Inercia se merece todos los aplausos habidos y por haber.

Tienen mérito estos chicos que apenan saben leer y escribir. Me recuerdan a la terrible historia del genuino boxer Gerald Marques, el Leviatán de Mayagüez, Puerto Rico. Gerald campeonó en el peso supermosca y ganó millones de dólares en combates legendarios contra mitos como Buddy “Loco-Mad” Fist, Francisco “Huracán de Acero Esmaltado” Howard o Donyell “Big hot baby chocolat rainbow” Smith. Todo era sensacional en la vida de Márquez: una leyenda del boxeo, una mansión en Beverly Hills, autos de lujo, efebos drogadictos dispuestos a todo por un poco de crack… Todo lo que la vida podía ofrecer a un tipo con menos neuronas que un calcetín.

Pero al declinar su carrera boxeística, Gerald Marques invirtió toda su plata en un business del todo infalible: la importación de heces humanas para el cultivo de caña de azúcar en su Puerto Rico natal. Como todos recordarán, el de las heces humanas fue un mercado en auge allá a finales de los 70. Sin embargo, tristemente para Gerald, todo era un lamentoso fraude por parte de sus abogados italo-americanos y las heces que creyó importar no eran humanas, ¡sino de gorilas plateados que morían defecando en el África, con lo que los malditos bastardos de Greenpeace y WWF echaron todo su peso mediático internacional sobre él! ¡El fue la cabesa de turco, como Richard Nixon o Alberto Fujimori! Tras largos juicios y ya totalmente arruinado, el pobre Gerald Marques fue encerrado en la cárcel, donde se pudrió vensido por la melancolía… y posiblemente por la sífilis que algún convicto llamado Señor Bubba le transmitió por vía rectal en noches locas de pasión mientras escuchaban a Barbra Streisand.

¿Qué tiene que ver todo esto con La Inercia? Ni puta idea… así que les encomiendo a que continúen oyendo su programa favorito. Desde Seattle, Washington, les habló Harry García.

_____________________

Pueden escuchar el podcast completo por cortesía de La Inercía aquí:

Y si están realmente interesados en escuchar el programa completo, pinchen acá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s