Historias de La Inercia, cap. IV: Matt Lebouche, always in our hearts

Jajajaja, qué chistes y qué ingenio estamos escuchando hoy, ¿cierto? ¿Sabían que La Inercia fue el nombre que el famoso domador de asnos Matt LeBouche puso a su yate de 500 millones de dólares y con el que recorrió medio mundo, desde California a El Paso?

Como todos recordarán, LeBouche fue un cómico y reconocido especialista en asnos en el Hollywood de los 50 y participó en lindos éxitos cinematográficos como Asno y el Rey o el drama legal Doce asnos sin piedad, filme por el que el asno llamado Hottie Bob-Bobby Hot obtuvo una nominación para el Oscar® a la mejor interpretación masculina.

Pero con la llegada del nuevo cine moderno, el imperio LeBouche entró en decadencia: los asnos ya no eran rentables en la renovada industria del cine familiar, ¡ni siquiera su sabrosa carne era devorada con pasión por los catetos ribereños de Montana!

En este contexto, abandonado por su mujer, su contable y un perro llamado Chester, la tragedia se cernió sobre nuestro querido LeBouche. El alcohol y el olvido casi acabaron con él.

Pero el Ave Fénix resurgió de las letales senisas del ostrasismo cuando, en una reunión de alcohólicos famosos, conoció a Hermann Stieglitz, histórico productor de cine nazi alemán convertido al judaísmo más ortodoxo.

La asociación con Stieglitz a través de la productora Pecker Bros. tuvo como resultado la distribución en la década de los 80 de millones y millones de cintas VHS pornográficas con sus asnos más famosos con títulos que no pueden faltar en nuestras videotecas familiares como Asnus versus anus o De repente un extra-asno.

Estoy seguro de que el viejo Matt escucharía a carcajadas desdentadas este programa radiofónico tan chistoso. Lástima que las brutales coces de Hammer, un joven e impetuoso burro venido de Idaho en busca de la fama, convirtieran el cráneo de Matt en un charco de gelatina bermellón…

Continúen pues escuchando La Inercia como el mejor homenaje a uno de nuestros grandes héroes. Matt LeBouche, always in our hearts. Desde Bakersfield, California, les reportó Harry García.

Pueden escuchar el podcast completo por cortesía de La Inercia aquí:

Y si están realmente interesados en escuchar el programa completo, pinchen acá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s