Sticky Fingers (IV)

»Al poco de arruinarse ―continuó Dan―, Higgins fue invitado por un conocido suyo a un concierto de los Jefferson Starship en San Francisco. Cuando estaban presenciando la actuación en el backstage, un admirador secreto de la cantante Grace Slick se coló allí haciéndose pasar por un periodista de NME y sacó una navaja automática para meterle un tajo en la garganta en claro gesto de amor. Higgins se percató de sus intenciones (creo que el tío se llevó todo el puto concierto gritando que iba a rajarle el cuello) y, justo cuando el desconocido se iba a abalanzar sobre su víctima, le agarró del brazo con una mano y se lo partió por tres sitios antes de dejarlo inconsciente de un abrazo; detuvieron al loco (que resultó ser un vendedor de cortinas de baño de Sacramento o un taxista de Oklahoma, no me insistas, no lo recuerdo bien) y Higgins pasó a ser un héroe. Así que, tras oír la historia y calcular a ojo el tamaño de lo que le cuelga entre las piernas al bueno de Higgins, Slick le ofreció un puesto como guardaespaldas personal. Él aceptó el trabajo y comenzó a girar y a meterse de todo por América con la banda.

 »A las pocas semanas, Slick comenzó a tener problemas de estrés y toda esa mierda de artistas caprichosos y alcohólicos a los que les han estado a punto de cortar el cuello en directo. En esta situación, Slick canceló un par de actuaciones en Baltimore aduciendo bloqueo mental y vaginal, con lo que el grupo se vio en un brete más jodido que un yonki en un desierto. ¿Qué ocurrió entonces, te preguntarás? ―adivinó Dan―. Pues que apareció Higgins (por otro lado el tipo más asexual del planeta) y, en un acto que le honra, ofreció su enorme polla a Grace Slick a sabiendas de que a ella le gustaba la idea. Esta la aceptó a la primera, y a la mañana siguiente, según cuenta la leyenda, aseguró que su bloqueo vaginal debía de andar por Alpha Centauri y que el espiritual, curiosamente, también.

―¿La polla de Higgins la desbloqueó? ―pregunté mirando con renacida curiosidad al tipo en cuestión.

―No, ni mucho menos: fue su respiración, su maldita y repulsiva respiración ―contestó Dan divertido. Ante mi cara de incertidumbre, prosiguió: ―Ya ves que el tipo pesa trescientos mil kilos o así, por lo que tiene muchas dificultades para respirar. ¿Qué ocurrió? Dijeron que, tras echar el polvo de su vida, Slick se quedó dormida en el regazo de Higgins toda la noche. A la mañana siguiente, la tipa aseguraba que aquella respiración se le había «metido en la mente como un taladro divino, derribando todos los miedos e inseguridades que aún quedaban en pie, liberando su alma como una fuente de luz blanca y cegadora o un rayo de cielo azul arenoso», no me insistas, no lo recuerdo bien.

―Joder ―apunté, una vez más, con gran acierto.

―El caso es que a partir de entonces ―continuó Dan―, Slick convenció a todo el mundo de que Higgins poseía poderes curativos para el cuerpo y la mente gracias, aparte de a su miembro equino, a su ruidosa respiración. Si dices eso en San Francisco, y más en concreto dentro del círculo de artistas, ¿qué demonios crees que ocurrirá? Exacto ―asintió―: que una horda de gilipollas con mucho dinero y tiempo libre acuden como moscas para comprobar in situ si es cierto. Así transcurrió un año hasta que Higgins consiguió encontrar un agente avispado que finalmente le convirtió en Guru Shockti, una máquina de generar pasta con un halo divino procedente de Etiopía, toda esa basura que tanto vende. Desde entonces ha ido a decenas de conferencias por todo el país, ha grabado varias casetes en las que suena sólo su respiración que han vendido millones de copias y ha participado en algún que otro programa de la televisión por cable. Se ha convertido en toda una celebridad dentro del mundo del arte. Por eso está aquí y por eso queremos que entre a formar parte de nuestro equipo ganador: tenemos un proyecto musical que nos aportará más dólares que la subasta de las bragas sudadas de Marilyn Monroe. Quiero que, haga lo que haga, le caigas jodidamente bien en nombre de Absolute Shit ―concluyó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s